Cuando el etiquetado sin gluten es innecesario

El hecho de que aparezcan cada vez más productos con el etiquetado «sin gluten» no significa que los celíacos cada vez lo tengan más fácil. A veces puede llegar a ser un problema para nosotros.

Muchos productos que no contienen gluten de forma natural (como la leche) se etiquetan destacando que son “sin gluten” contradiciendo así la legislación y pudiendo confundir al consumidor. Indicar que una leche es “sin gluten” está insinuando que el resto de marcas de leche pueden contenerlo. Pero el hecho es que NINGUNA leche contiene gluten.

Las empresas están aprovechándose del etiquetado “sin gluten” como estrategia de marketing porque en los últimos años ha crecido la «moda» de comer sin gluten porque «sienta mejor» sin tener ningún tipo de intolerancia diagnosticada.

El problema está en que no hay ninguna evidencia científica que demuestre que eliminar el gluten de la dieta en las personas que no tienen intolerancia tenga ningún efecto positivo. Pero la industria es consciente de esta moda y la aprovecha a su favor. Y sin ninguna inversión, ni tecnológica, ni publicitaria, ve incrementadas sus ventas porque aparentemente se diferencia de la competencia. Simplemente añadiendo en la etiqueta “sin gluten” a un producto que, por definición, no lo contiene.

¿Se puede indicar “sin gluten” en alimentos que por su naturaleza no lo contienen ? No se debería. No sólo no es necesaria sino que va en contra del Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.

Es cierto que nos hemos tenido que hacer expertos en el etiquetado de los productos aunque la información sea borrosa o confusa llegando al punto de decidir no consumir el producto si tenemos dudas pero la industria no debería ponérnoslo más difícil aún ni debería aprovechar las interpretaciones de la ley para hacer anuncios o alegaciones desleales.

La calidad de la información ES NUESTRA SALUD.

Comments are closed.