Churros

Aunque hace tiempo que los domingos desayunamos en casa churros (sin gluten, por supuesto), no acabábamos de encontrarles el punto exacto, y nos salían casi siempre blandos y sin estrías. Hoy hemos hecho unos que nos han parecido insuperables, realmente buenos, yo diría que los mejores churros que he comido en mi vida, incluyendo los de antes del diagnóstico. El truco, un poco de puré de patatas.Calentamos el agua con sal hasta que hierva. Mezclamos la harina con el puré en un recipiente. Añadimos de golpe el agua hirviendo y amasamos con un cucharón hasta que quede una masa homogénea y bastante espesa (lo justo para que pueda salir por la churrera). Lo freímos en aceite de oliva muy caliente en forma de roscas, dándole la vuelta a los pocos minutos.Salen crujientes y, desde luego, mojados en azúcar son exquisitos.

Ahí va la receta para 4 personas:

  • 1 tazón y medio de harina Schär (mix B).
  • 1/2 tazón de puré de patata.
  • Un puñado de sal.
  • 2 tazones de agua hirviendo.

Autor: Anónimo

Comments are closed.