Atención a la Plastilina

El viernes pasado celebramos el séptimo cumpleaños de Gustavo, mi hijo, con una estupenda fiesta de disfraces. Hicimos, como solemos, la tarta en casa y pusimos patatas, gusanitos y palomitas caseras. Una gozada ver a los niños comer juntos y una gozada también estar tranquilos porque nada era de lo prohibido. Relajados disfrutábamos de verlos disfrutar, sin la angustia de si tendrían o no las manos contaminadas de trigo… Lo mejor para el niño fue sin duda el montón de nuevos regalos. Le dieron una buena cantidad de monstruos, superhéroes y toda clase de muñecos.

Obviamente el motivo de este artículo no es contar cómo lo pasamos ni qué regalos recibió. Lo escribo para advertir de un detalle: uno de los juegetillos, una especie de titán de fuego, en palabras de Gustavo, tiene un dispositivo que le permite echar plastilina por la boca y por una mano. Y aquí viene el asunto: después de jugar con ella un rato, nos dimos cuenta de que dicha plasti lleva gluten. Lo avisaba en la etiqueta, literalmente: Aviso para los padres: contiene gluten.Inmediatamente se lo dijimos y se la retiramos, para cambiársela por otra cuando tengamos ocasión.

Y ahora, una reflexión: hay que estar atentos no sólo a la comida, sino también a otros productos que el niño pueda manipular y con los que pueda mancharse las manos, que tan frecuentemente a determinadas edades se llevan a la boca.

Por último un agradecimiento a quienes etiquetan sus productos correctamente.

Comments are closed.